En memoria de Miguel Astasio (1999)

De la mano vamos,

a trote ligero,

venciendo el viento.

“Allí lo veo”, grita uno,

“el horizonte, ya llego”.

Empujamos todos

y...

De la mano vamos,
a trote ligero,
venciendo el viento.
“Allí lo veo”, grita uno,
“el horizonte, ya llego”.
Empujamos todos
y...
sólo fue un sueño.

Miguel,
Sustraigo tu nombre del olvido,
De la memoria vacía,
De los sin nombre de la historia.
No sé quién eras,
Pero bien que recuerdo
Las esperanzas limpias
Que brotaban de tus labios,
Las gafas gruesas,
La barbilla en punta,
Los dedos nerviosos
Anudando el humo
De un cigarro tras otro.

                            Enrique Pampyn