Sábado, 27 Noviembre 2021

Cuando las barbas de tu vecino veas cortar...

Print Friendly, PDF & Email

 

Enrique Pampyn              pensarpensar.es                                                         Este trabajo está autorizado bajo  CC BY-NC-SA 4.0

Estoy contento porque todavía puedo, a mis 63 años, asombrarme de las cosas que se dicen y se hacen.

Hoy he leído en los periódicos que un tal Chicharro y otros exmilitares (teniente general Emilio Pérez Alamán, el almirante José María Treviño y el teniente general Juan Antonio Álvarez Jiménez, y ha sido suscrito por generales, oficiales, legionarios y soldados, hasta 271) parece que están preocupados por la democracia, pobres. También les reocupa la imposición de un pensamiento único y, por supuesto, “los desprecios a España, las humillaciones a sus símbolos, el menosprecio al rey y los ataques a su efigie”. No se nos puede olvidar que también están inquietos por “permitir violentas algaradas independentistas y golpistas con petición de indultos a condenados por sedición, así como conceder favores a terroristas con el consiguiente menosprecio a sus víctimas", bordear "la legislación vigente", buscar "el sometimiento al Poder Ejecutivo del Poder Judicial, incluida la Fiscal General del Estado". (ver) .

Hay que reconocer que es un atrevimiento esta preocupación por la democracia y por la imposición de un pensamiento único quienes se muestran proclives a defender el franquismo. Claro, claro, de todos es sabido que Franco fue el promotor y adalid de la democracia, de las libertades de pensamiento, expresión y otras más. Sólo hace falta recordar la “Formación del Espíritu Nacional” (FEN), materia que supuso el impulso definitivo en la formación de los jóvenes en la diversidad de pensamiento, en el ejercicio de la libertad de expresión, etc. 

Lo que hay que oir.

Visto que la defensa del DICTADOR (digámoslo con mayúsculas para no olvidarlo), del régimen franquista (régimen que se acostaba todos los días en la cama del fascismo) por parte de estos señores (parece que no hay señoras) se hace desde una supuesta defensa de la democracia, cabe pensar que la democracia que les gustaría sería más bien una dictadura; que la diversidad de pensamiento que parecen defender contra el supuesto pensamiento único hay que traducirlo como UN ÚNICO PENSAMIENTO frente al cual, cualquier otro es un atentado contra la libertad.

Es curioso que entre las preocupaciones estén los símbolos de la patria y su unidad, la bandera y el rey. Sólo les ha faltado dios en este entierro. Es curioso porque parece que no cabe defender otros símbolos de la patria, o una patria federal, o una república, el ateísmo, el laicismo o el agnosticismo. Parece como si la bandera, la patria tal como la conciben y el rey (imagino que también estará dios con ellos) son símbolos intocables, símbolos que deberían estar flotando por los cielos divinos. Pero esto no es pensamiento único, no.

Si esta es la democracia que defienden, si esta es la patria, la bandera y el régimen político que defienden, y esa su idea de pensamiento no único, yo tengo que declarme antidemócrata, defensor del pensamiento único, republicano y federalista.

Con gente así de indeseable, es difícil llegar a acuerdos de convivencia, la verdad. Aunque se hayan desmarcado de los comentarios de whatsapp en los que se afirmaban cosas como matar a 26 millones de indeseables, hay una conexión evidente: para ellos hay tantas cosas intocables y no susceptibles de ideas contrapuestas, que lo lógico es que piensen en eliminar a los que defienden estas últimas, eliminarlos o encarcelarlos y quizá torturarlos para que sepan lo que es sufrir.

Se esconden bajo el ropaje de gente preocupada por España, pero no son otra cosa que defensores de unas prácticas (las del régimen que defienden) que cabría poner bajo la expresión de crímenes contra la humanidad. Esperemos que no tengan ocasión de llevar a la práctica sus ideas, aunque “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”.

Print Friendly, PDF & Email

La buena vida

Destacados

Ética y Política. La legitimidad y la democracia

Para una cierta tradición, la política se entiende ligada a la función del poder y desligada de la ética del bien común. Sin embargo, la democracia como forma de gobierno está muy vinculada a es...

Leer más

Las técnicas educativas y los fines

Las técnicas educativas y los fines. En torno al artículo de J. A. Marina: ¿Debe aprender nuestro sistema educativo del ejército americano?

Leer más

A vueltas con Cataluña

Realmente estoy cansado de oír las declaraciones de unos y de otros, de los nacionalistas, en suma, catalanes y españolistas.

Leer más